Las hijas de Sara

Las hijas de Sara (Bolsillo)
Puzzle

Primera edición: mayo 2007

222 páginas

 

 

 

 

 

 

Texto de contraportada:

Julia y Rose, las hijas del piloto británico Henry Drayton, han crecido entre el polvo seco y adusto del Norte de África, en una casa aislada en la que Sabina, su madre, intentó crear un hogar acogedor y respetable, de acuerdo a los cánones londinenses.

Poco imaginaba Sabina que casarse con un piloto iba a suponer el destierro y la soledad. Sensaciones que han marcado a las jóvenes a lo largo de su vida, condicionándolas en su relación con el entorno familiar, social e incluso personal,obligándolas a buscar de forma permanente su propio espacio, el hueco que ocupan en un universo de sentimientos helados en el que irrumpe Ismail, hijo de una relación extraconyugal de Henry, que seducirá al padre y conseguirá una posición privilegiada gracias a su condición de varón.

 

Leer inicio

____________________________________________________________________

La prensa ha dicho:

«Las hijas de Sara posee una extraña y nada efímera belleza.»

María José Obiol. Babelia. El País.


«Pilar Adón obliga al lector de Las hijas de Sara a indagar en los extremos más corruptibles de la condición humana, restringiendo ésta a su reverso más oscuro para ensayar respuestas en las que se adivina la misma esperanza que a veces condenan los personajes de la novela.»

Ricard Ruiz Garzón. Caballo Verde. La Razón.


«Si buscáramos en el diccionario de la RAE dos adjetivos que definieran esta novela de Pilar Adón, estos sin duda deberían ser perturbadora y sensual.»

Luis García. Cuadernos del Sur. Diario de Córdoba.


«Pilar Adón aborda la confección de una tupida tela de araña con materiales puros, básicos, elementales: deseos, realidades, sueños, frustraciones de cada uno de los protagonistas. Una tela de araña asfixiante y, al mismo tiempo, seductora, tejida en nombre del Amor y del Miedo, con mayúsculas.»

Emilio Lahera. DiarioDirecto.


«La autora narra con gran dominio de prosa capaz de crear un clima desasosegante.»

Mª Ángeles Arazo. Las Provincias.

Los comentarios están cerrados.