Viajes inocentes

Viajes inocentes (Relatos)
Editorial Páginas de Espuma

Colección Voces Literatura
Primera edición: marzo 2005

126 páginas
Premio Ojo Crítico de Narrativa 2005  

 

 

 

Texto de contraportada:

La persecución del verano perpetuo; la ingenua pretensión de llegar a olvidar que los viajes, como la felicidad, son efímeros, provisionales; el traslado incesante de un punto a otro del planeta con el afán de descubrir un lugar al que poder llamar hogar; Italia, París y Londres; el amor que no se valora hasta que está a punto de desaparecer para siempre por una carretera solitaria y mal iluminada… Los personajes de Viajes inocentes desean continuamente estar en otra parte, hacer lo que no hacen y poseer lo que no poseen. Son nómadas impenitentes, eternos insatisfechos, que esperan que no finalice nunca la temporada de baile o un fin de semana que lo puede cambiar todo porque los espacios cerrados, de repente, se van a abrir inmensamente.

Pilar Adón logra, con una voz plena de sugerencia, mostrarnos los deseos más ocultos del alma de los seres errantes que viven en sus relatos. Nos ofrece un brillante paseo por la inocencia y la pasión, un vistazo al paisaje con el que todos hemos soñado alguna vez.

De ella se ha escrito: «Sus obras poseen una extraña y nada efimera belleza», Mª José Obiol, El País; «Preocupada ante todo por ahondar en la encomiable coherencia de su trayectoria literaria», Ricard Ruiz, La Razón; «La voluntad de la autora es no dejar indifernete al lector», Fernando Cobo, Lateral; «Un lenguaje escogido, trabajado con un fuerza inusitada, que conmociona», Ramón Pedregal, Delibros; «Una narrativa perturbadora y sensual», Luis García, Diario de Córdoba.

Leer relato

_____________________________________________________________


La prensa ha dicho:

«Pilar Adón narra sucesos nimios o excepcionales, con finura y capacidad de observación sin sacar nunca todas las conclusiones posibles, dejando que el lector se haga inquietantes preguntas sobre el destino de los personajes.»

Lluís Satorras. Babelia. El País.


«Estos viajes inocentes lo son sólo en apariencia, como también lo son los insatisfechos deseos de los personajes que pueblan los relatos. De los que componen el volumen me quedo con “Madre Medea”, por el modo audaz en que resuelve la relación entre el niño Jason y Elena Ocampo, y con “Botellitas”, justo porque aquí vuelve a darse una situación semejante con una resolución sorprendente.»

Juan Ángel Juristo. ABC de las Artes y las Letras. ABC.


«Estos viajes inocentes se nos irán revelando como trayectos -sólo de ida- hacia esos lugares de encuentro con los otros o con nosotros mismos en los que la aparente serenidad suele ser -y esta es otra de las señas de identidad de la autora- la antesala de una secreta pero insoslayable inquietud. Inquietud que Pilar Adón dosifica hábilmente, haciéndola asomar y condersarse con paulatina sutileza.»

María José Gil Bonmatí. Caballo Verde. La Razón.


«La literatura de Pilar Adón es perturbadora, sensual, extraña y escogida. Una literatura nacida desde las entrañas, para aguantar el paso del tiempo, para envejecer con dignidad, que es más de lo que se le debe exigir a un escritor.»

Luis García. Revista Lateral.


«Hay en el riguroso quehacer de Pilar Adón una sabia cosecha de la herencia literaria más depurada cuyos rastros vuelven a florecer aquí y allá entre las 125 páginas de este volumen; una herencia que ella reelabora meticulosamente, a conciencia y con talento, para dar su hermosa voz narradora y su excelente estilo personal a historias definitivas.»

Emilio Lahera. Ociocrítico.com.


«Pilar Adón es una grandísima concertista de la palabra y la fábula literaria, de la vida y su tragedia, del anhelo y la voluntad humanos.»

Soren Peñalver. La Opinión de Murcia.


«Pilar Adón ha conseguido con su primer libro de relatos una atractiva compilación, en la que prima una sugestiva y personalísima visión del entorno en que vivimos. [...] Sus personajes, maduros, infantiles, masculinos, femeninos, homosexuales, casados…, sirven para entender mejor -desde una perspectiva racional, pero al mismo tiempo emocionada- las tramas que aquí se plantean.»

Jorge de Arco. Cádiz Información.


«Dice uno de los personajes de Viajes inocentes que uno sólo continúa vivo mientras desea. Y sobre esta sugerencia están escritos los relatos de este libro, capaces de envolver al lector, casi imperceptiblemente, en una atmósfera de inquietante belleza.»

José María Pérez Zúñiga. Ideal de Granada.

Los comentarios están cerrados.