Sombras di-versas (Poemas)

 

La salvación no está en los niños
ni en las palabras. Tal vez en la espera.
En el hueco de un primer tronco
que asciende estriado desde el suelo
hacia las ramas. Ratones por las paredes.
Despojos y rocas.
Se han visto zorros este año.
También lobos. Caza de octubre.
Las flechas sobre maderos
muestran las rutas de huida. A 2,5 km, el embalse.
A 4 km, el albergue de leños, madriguera.
Prohibido hablar allí de sombras, de culebras.
Golpearlas en el centro
y mostrarlas antes de lanzar al aire el palo
para que vuelen.

_______________________________________________________

 

Hay hombres que mueven animales de un lado a otro,
que prefieren pensar en el castor y la nutria
con el latido de la tierra en los oídos.
Le pregunto si quiere beber. Tal vez vino,
y lleno su vaso.
Él está en lo mismo.
Lo veo en sus hombros vencidos:
se centra en lo que quiere centrarse.
Y lo demás le da igual.

En el bote de cubiertos, solo cuchillos.
Insiste en que necesito un par de consejos
y murmura frases inconclusas
sin dejar de mirarse los pies.
No sabe que guardo dos cartuchos del 12
en el cajón de la mesa
y que no olvido que todo en la vida
exige un estado de blanca alerta.

Los comentarios están cerrados.