Las efímeras (Inicio)

 

Árboles protectores, las encinas. Había cuatro cerca de sucasa y la mayor de las Oliver se encargó de elegir un nombre para cada una de ellas. aracne, Silverstone, Chocolate y Enano. No bautizó a todas el mismo día. Hacerlo le habría parecido poco práctico. Así que dejó que pasara el tiempo a la espera de que las particularidades de cada árbol le indicaran qué criterio seguir, y fue optando por los nombres poco a poco, a lo largo del tiempo. Un tiempo sin poda, sin cuidados, sin que nadie se ocupara de limpiar unas ramas que se estorbaban entre sí y en las que ya ni anidaban los pájaros. Silverstone fue la primera y su nombre el más evidente: el tronco había salvado cerca del suelo una roca dividida en dos pedazos desiguales y afilados que, dependiendo de cómo recibieran la luz del sol, emitían un color plateado, a veces luminoso, a veces opaco. La hendidura que dividía la roca se dejaba invadir por los insectos, por un verde distinto según la estación, por las hojas secas del otoño y por las manos de la propia dora Oliver, que se aventuraban por el intersticio pétreo como si fueran a dar en su interior con un acceso a otro espacio menos afilado y menos corpóreo.

Silverstone le parecía acogedora a pesar de su extraordinaria frondosidad. Aracne, en cambio, resultaba disuasoria. Chocolate era un árbol desvencijado que extendía unas ramas partidas como un viejo abriría una boca sin dientes. Se elevaba vertical hacia el cielo, pero su contemplación sugería la turbiedad de un pozo. Tenebroso y malhumorado, así era Chocolate. Situado a mayor distancia que los otros tres, en la línea que separaba su terreno del terreno contiguo, demasiado cerca de las piedras medianeras, demasiado al límite de la propiedad, Chocolate era un árbol fronterizo que con haber nacido sólo cinco metros más allá pertenecería a otras manos.

El tipo de roca que había modelado el tronco de Silverstone era muy común. Se mirara donde se mirara, allí estaban las piedras cubiertas de musgo, redondeadas como caparazones de tortuga y, sentada en la roca partida de Silverstone, Dora Oliver imaginaba lo que sería verse a sí misma caminando por las habitaciones de su casa, despacio, por detrás de cada ventana. desde aquella elevación se dominaba la fachada oeste, las tres ventanas que daban a ese lado, y ella podía espiarse desde allí, avanzando por el pasillo, transformada en silueta. agachándose para recoger una taza del suelo, encendiendo una lámpara o asomándose para observar el paisaje desde el interior protegido por los cristales. Tal vez se invitara a entrar y entonces estarían sentadas las dos a la mesa de madera, sin más sonido que el del viento. Cada una de las dos Doras sabría perfectamente lo que estaba pensando la otra.

Enano fue la última en ser bautizada. la tuvo en cuenta porque el cuatro era un buen número. No deseaba ser responsable de nada que sumara tres. Así que añadió a Enano y tuvo cuatro encinas ante las que responder. Cuatro árboles sobre los que formular teorías. A los que acudir en los instantes de confusión, cuando las ramas parecían sublevarse contra quien hubiera decidido habitar bajo ellas, bramando con la eterna pretensión de desterrarla de la tierra irregular y hermética en que vivía.

Dora no siempre quiso estar en esa casa. A su edad tendría que ser jardinera o guarda forestal. Pero allí seguía, mirando los troncos agarrotados de sus árboles como si no hubiera otra cosa a la que dedicarse. Esperando. Consciente de que mientras esperaba debía seguir manteniendo a su hermana, cuidando de lo que era suyo. De modo que empezó a moverse por el terreno de la parte posterior, de un lado a otro, canturreando. Acarreando agua para los perros. Retirando hojas. Avanzando entre las hileras de sus pequeños cultivos, entre su par de cobertizos, las plantas, los árboles. Siempre había trabajo que hacer en la tierra y eso era algo que ella había sabido desde niña y que había oído decir constantemente, una vez y otra. Una y otra vez. Había que limpiar y desbrozar. Doblar la espalda para recoger lo que se hubiera sembrado. Cuidar, sanear, arrancar, rebuscar. Con las botas que habían sido de su madre y el chubasquero sucio, Dora Oliver se movía por su terreno con las uñas negras y las manos endurecidas, las piernas fuertes y los pasos equilibrados para no pisar lo que no debía: las mierdas de los perros que se amontonaban en el interior de la cerca y que había que retirar con una pala. Luego las acumularía en un cubo que más tarde vaciaría en un contenedor situado a unos cincuenta metros de su casa. La orina no porque la orina podía usarse como fertilizante. Pero en su tierra no era necesario recogerla ni almacenarla porque los perros ya se encargaban de ir meándose por todas partes. Entre los acebos y los manzanos. Entre los setos y los rosales. Su jauría se sentaba a mirarla mientras ella se dedicaba a limpiar. A echarles más comida. A cambiarles el agua. Recorriendo con las botas embarradas la superficie de cemento sobre la que se acumulaban el líquido amarillo verdoso y los excrementos pisoteados por los propios perros, reblandecidos por el agua de la lluvia, bien adheridos al suelo. El olor a amoniaco clavado en la garganta. Dora cargaba la pala, vaciaba la pala. Carga y vaciamiento. Mientras les hablaba a sus perros con voz despectiva, y ellos se movían frenéticos, observándola con ojos redondos y atentos. Provistos de esa infinita capacidad de espera y sometidos por su tremenda dependencia de lo que ella quisiera darles y decirles. Sus toquecitos en la cabeza. Sus miradas furiosas. Sus palabras de control: «¡ni te atrevas! ¡Perro!». Alguno podía lanzarse contra sus piernas, pero Dora conocía todos sus trucos. Sabía por dónde vendrían y sólo tenía que defenderse flexionando las rodillas al percatarse de cuál era el que estaba a punto de abalanzarse sobre ella. Perro que volaba y perro que recibía un buen empellón siempre en función de la fuerza que hubiera empleado en la carrera. Cuanto más rápido se hubiera tirado contra sus piernas mayor sería el encontronazo. Pero no aprendían. Los muy idiotas no aprendían.

Si la mayor de las Oliver salía de su casa con sus cinco perros alrededor, resultaba imposible acercarse a ella. Como una diana caminando veloz, emparentada con la altivez, la crueldad de la caza, la virginidad de las tierras salvajes, sonreía bajo la capucha de su impermeable mientras daba los buenos días en la distancia a quien fuera que se encontrara por el camino, elevando una mano o con un brevísimo movimiento de cabeza. La mayor de las Oliver salía con sus perros e iba a comprar comida o a pedir un favor cuando lo necesitaba, pero no se dejaba ver mucho ni tampoco se relacionaba mucho. Sólo lo indispensable. Sólo cuando le parecía inexcusable. ¿Debía pararse a hablar con los demás? ¿Debía escuchar reflexiones ajenas? ¿Someterse a las imposiciones del grupo? ¿Dedicarse al cultivo de los afectos? No. No. Lo que debía hacer era proteger a sus perros y asegurarse de que no se tragaban los huevos emponzoñados que les llenarían el estómago de agujas. Evitar que se envenenaran. Evitar que murieran. Había visto esos vómitos con sus propios ojos unas cuantas veces. Eran incontables los perros que habían muerto así, en un espasmo, babeando, sin nada que hacer. Escupiendo alfileres y sangre. Pero ella los cuidaba, los vigilaba. Los golpeaba con un palo cada vez que veía cómo se acercaban a algo aromático, desafiante. Apetecible. Un trozo grande de tocino blanco escondido entre las zarzas. Algo que iba a matarlos. Y así vivía. La mujer delgada que cuidaba de sus perros. Con el pelo liso y poco domable que se echaba hacia atrás en un peinado que solía dejarle la frente despejada y que hacía que pareciera aún más alta. Con la capacidad de andar con el cuello muy erguido y la espalda recta, los hombros paralelos. Moviendo los brazos en un ligero balanceo. Espigada y ágil. Gesticulando en su dirección, la de los demás, que debían reunir fuerzas y no tocarla. Conseguir que sus piernas se mantuvieran apartadas de las de ella. Sus brazos separados de los de ella. Sus manos retiradas de su pelo. Cualquiera afirmaría que sus capacidades físicas eran las básicas del ser humano tras siglos de evolución, pero Dora Oliver había descubierto a una edad temprana que no todo el mundo tenía sus hombros y que no todo el mundo estaba capacitado para mantener la espalda con esa verticalidad, sin asomo de curva, como la suya. Tan rígida que le hacía parecer altiva. Resultaba curioso verificar que lo que tendría que haberse considerado una virtud, un buen patrón, le supuso enfrentamientos desde niña en los que tuvo que escuchar palabras que no merecía. Palabras sobre su comportamiento soberbio y arrogante. Porque dora Oliver caminaba erguida. Porque era capaz de llevar a la práctica lo que tendría que constituir una parcela común y una distinción de la humanidad entera. Sin esa dejadez que hace que los hombres miren al suelo. Sin esa desgana huraña y aburrida que convierte a algunos en el reflejo de lo que tuvieron que ser sus antepasados. En cualquier caso, sabía que debía estarles agradecida a los suyos y, mientras lo pensaba, transformaba la línea roja de sus labios en una mueca de sarcasmo. Se burlaba de los demás. despreciaba a los demás con ese esbozo de sonrisa y respetaba a sus padres y a sus abuelos por haberle proporcionado unos rasgos elegantes. Unos pómulos altos que hacían de su cara un ejemplo de angulosa armonía. Una nariz recta y una barbilla poco alargada.

Aunque no saliese de la comunidad y allí nadie supiese reconocerle nada.

Aunque los días por el interior de su casa fueran idénticos entre sí. Entre los perros y la mierda de los perros y el barro que se formaba tras las lluvias y los dos cobertizos que cerraban la parte trasera de su tierra. Aunque después de cada tormenta nocturna, a la mañana siguiente, tuviera que revisar los rincones de las habitaciones, cada matiz en la pintura de las paredes, para comprobar que la construcción había vuelto a resistir otro día de lluvia y que no se habían formado goteras. Aunque avanzara perpetuamente por los mismos sitios.

Allí donde estaba cuando oyó que alguien decía su nombre a gritos desde la puerta frontal.

–¿Qué? –gritó también ella–. ¡Voy!

Era Tom. Un chico que nunca entendería que no era necesario gritar para llamar la atención de nadie porque allí todo se oía, y que jamás pronunciaría su nombre como lo hacían los demás porque, como ella ya sabía, le molestaba la lengua en el interior de la boca y parecía querer tragarse la erre entre las vocales al decir «Dora». le sobraban dientes o le faltaba boca, por lo que tenía que echar las letras hacia dentro, hacia la garganta, cada vez que se dirigía a ella y cada vez que decía su nombre a gritos.

–¡Ábreme! ¡Dora! ¡Dora!

Ella soltó la pala y fue en su busca. Tenía que ir a abrirle la puerta.

–¡Ya voy! ¡No grites! ¡Ya voy!

Le dejó entrar y los perros se le echaron encima, todos a la vez. Tom se giró bruscamente para librarse de ellos.

–¿Por qué no dejan de ladrar, tus putos perros? ¿Están rabiosos o qué?

Ella no respondió.

–Haz que se callen o los callo yo.

Dora sonrió. Recurrió a todo el encanto de sus ancestros, dignidad y superioridad de cuna, y vio cómo Tom volvía la cabeza para examinar la cerca.

–Tú toca a uno solo, sólo a uno, y te mato. Tú tócalos.

–Pues haz que se callen. Mierda. Mierda puta…

–¿Quieres una cerveza?

–No. No sé qué hago aquí. Con tanto perro y tanta lluvia. ¿Dónde está esa cerveza?

Tom había ido para ayudarla. Por eso estaba allí. Porque ella se lo había pedido. El grifo del exterior, en el que enganchaba la manguera, se había atascado. Su casa estaba construida en un lugar aislado que recibía sin cesar, durante semanas, toneladas de agua. Lluvia y más lluvia. Mucha más de la que caía en ninguna otra parte de la comunidad. Si su terreno dejara por cualquier razón de encauzar los torrentes de barro que producían las lluvias, ocurriría un desastre. De modo que tenía que estar al tanto de lo que sucedía a todas horas. Seguir los consejos habituales, los buenos consejos que le daban todos los años, y recordar que cada acto tiene sus consecuencias y que se debe estar alerta. Siempre consciente de que, si se produjera una tragedia, si la oscuridad y las aguas se apoderaran de la casa, todo ocurriría en un ámbito en el que no se esperaba su presencia, la presencia humana, porque ningún hombre debería estar allí. Aquél no era un sitio del hombre para el hombre. Las Oliver no habían sido invitadas a aquel escenario y si un día resultaba que alguien las encontraba flotando en una laguna de color rojizo originada en el espacio que una vez había ocupado el salón de su casa, los demás dirían, plenamente convencidos de estar en posesión de la verdad: «intentamos advertírselo, todos lo intentamos, pero esas mujeres no escuchaban». No escuchaban nunca. Los rosales que había plantado su madre, impulsados por el viento, sacudirían las finísimas ramas en movimientos ascendentes y descendentes para confirmar las teorías de quienes fueran a recoger sus cuerpos sumergidos.

Los comentarios están cerrados.