Los jueves poéticos

Los Jueves Poéticos
Ediciones Hiperión

Primera edición: 2007

176 páginas

 

 

 

 

 

 

Texto de contraportada:

A finales de la primavera de 2002 comenzamos a imaginar una nueva iniciativa que involucrara a los poetas de la Red de Arte Joven. La apuesta de «Los Jueves Poéticos» consistía en encadenar una serie de veladas en las que cada autor recitaría sus versos en un lugar tan emblemático como la Casa del Libro, y un mes después haría la presentación del escritor que tomaba su relevo. Con ello ese espacio poético se convertía, además, en un tiempo poético.  Así, en el primer volumen recogíamos las presentaciones y los versos de las dos primeras temporadas de estos recitales, desarrolladas entre  octubre de 2002 y junio de 2004. En el libro que el lector tiene ahora en sus manos se ofrecen la tercera y cuarta temporada de estos recitales, una selección de los poemas compartidos en las veladas poéticas. Con este segundo volumen comprobamos que la aspiración con la que nacieron «Los Jueves Poéticos» ha cristalizado, que la poesía palpita y que esta red continúa tejiéndose.

 

Poemas:

 

Estas piernas húmedas
no me pertenecen.
Caminan junto a mí,
pero no son las mías.
Mi corazón sabio me sugiere
que no me asuste,
porque no son mías.
Mis piernas han desaparecido,
suplantadas por trozos de carne húmeda
que no reconozco, que olvido.

El azul de los brazos,
la devoción de los labios,
el giro de la cabeza hacia el firmamento. Universo negro.

Creador de paraísos ajenos, ¿en qué dirección buscarte?

Virajes, latitudes, orientación en brújula.
Vergel de verdes pájaros y sonidos mansos,
explícame en qué cumbre. Explícame cómo. Y dime, ¿por qué esa altura?
Semejante altura para seres tan diminutos.

No puedo interrumpir ahora la huida. Iniciada está y seguiré.
Las piernas no mías me orientan.
Observador de mi escasez, háblame.
¿Cómo sabré que puedo detenerme?

_______________________________________________________

 

Traducción al portugués: Alberto Augusto Miranda

As não-minhas pernas

Estas pernas húmidas não me pertencem.
Caminham comigo mas não são as minhas.
O meu coração sábio sugere que não me assuste porque não são minhas.
As minhas pernas desapareceream,
suplantadas por tocos de carne húmida que não reconheço, que esqueço.

O azul dos braços,
a devoção dos lábios,
a volta da cabeça até ao firmamento. Universo negro.

Criador de paraísos alheios, em que direcção te procurar?

Viragens, latitudes, orientação por bússola.
Pomar de verdes pássaros e sons suaves,
explica-me em que cimo. Explica-me como. E diz-me: porquê essa altura?
Tanta altura para seres tão diminutos.

Não posso interromper agora a fuga. Iniciada está e continuarei.
As pernas não-minhas orientam-me.
Observador da minha escassez, fala-me.
Como saberei que posso parar?

Los comentarios están cerrados.